LA PARVOVIROSIS O PARVOVIRUS EN LOS CACHORROS DE PERROS

Enfermedades,

parovirus canina

La parvovirosis o el parvovirus es una enfermedad viral que afecta principalmente a los cachorros de perros y se manifiesta con vómitos compulsivos, decaimiento y diarreas severas (con o sin sangre). Tiene un rápido descenlace fatal en menos de 10 días.

El parvoritus es un virus muy pequeño responsable de la temida enfermedad llamada parvovirosis. La parvovirosis afecta a los cánidos jóvenes a partir de las 6 semanas al perder la inmunidad maternal, es infrecuente en animales adultos porque ya están inmunizados por vacunación o infecciones subclínicas. Además, la patogenia del virus requiere la presencia de factores moleculares presentes solo en células en mitosis, por lo que es indispensable que el tejido a infectar esté en proliferación (como en el crecimiento, o las células del epitelio intestinal).

Hay determinadas razas caninas que son más sensibles a contraer el parvovirus; este es el caso de los doberman, pinscher, rottweiler, springer spaniel ingleses, y según los estudios, los pitbull terrier americanos y los pastores alemanes, corren el riesgo de enfermarse con mayor gravedad en comparación con otras razas.

El período de incubación de la enfermedad es aproximado en 5 días. La fuente de contaminación es la materia fecal de los animales que han contraído la infección. Puede haber gran cantidad de virus en las heces fecales de los animales que sufren la enfermedad. El virus es resistente bajo condiciones climáticas extremas y puede sobrevivir durante largos períodos. El parvovirus no es contagioso al hombre ni otras especies de animales domésticos.

Algunas indicaciones de estar infectado son:

    rn
  • rn
    Caída del tren trasero (actitud de querer sentarse).
    rn
  • rn
  • rn
    Vómitos de consistencia espesa y blanquecina.
    rn
  • rn
  • rn
    Inapetencia y decaimiento.
    rn
  • rn
  • rn
    Diarrea severa (frecuencia y cantidad).
    rn
  • rn
  • rn
    Deshidratación a ritmo rápido.
    rn

El veterinario puede dar su diagnóstico inicial basándose en los signos clínicos, pero solo después de haber tomado en consideración las demás causas que pudiese provocar el vómito y la diarrea (diagnóstico diferencial), muchas veces es necesario confirmar el diagnóstico mediante test de laboratorio.

Al igual que en casi todas las infecciones víricas no hay tratamientos específicos: todos son sintomáticos, consiste principalmente en combatir los síntomas por ejemplo revertir la deshidratación, reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos (ej. suero: Ringer lactato), controlando mediante medicación apropiada los vómitos y la diarrea y evitando las infecciones secundarias con la administración de antibióticos. Los perros enfermos deben mantenerse abrigados y con una buena alimentación, y deben separarse de otros perros.

Para eliminar totalmente el virus es esencial la limpieza y desinfección de las áreas donde los perros se alojan para controlar la dispersión del virus. La prevención es fundamental para cumplir con el programa de vacunación, desparasitación y alimentación apropiada de los cachorros para que alcancen rápida y eficientemente la cantidad de anticuerpos, que su organismo necesita para defenderse de esta enfermedad.

Vacunaciones:

45 días......................................... Parvovirus
rn2 meses...................................... Sextuple más coronavirus
rn3 meses...................................... Sextuple más coronavirus
rn4 meses...................................... Sextuple más coronavirus
rn6 meses.....................................  Antirrabica más Sextuple

rnSextuple más coronavirus y Antirrabica todos los años siguientes.

Hay que recordar que ninguna de estas vacunas pueden ser administradas al perro si no ha sido debidamente revisado por un Médico Veterinario, que asegure su completo estado de salud.

Fuente: wikipedia.org